Visitas: 807

Autor:

Categoría: Psicología

Etiquetas:

Publicado:

Fuente:

Descripción:

Una buena dosis de autoestima es uno de los recursos más valiosos de que puede disponer un adolescente. Con autoestima, el adolescente aprende más eficazmente, desarrolla relaciones mucho más gratificantes y sanas, está más capacitado para aprovechar las o

Artículo:

Una buena dosis de autoestima es uno de los recursos más valiosos de que puede disponer un adolescente. Con autoestima, el adolescente aprende más eficazmente, desarrolla relaciones mucho más gratificantes y sanas, está más capacitado para aprovechar las oportunidades que se le presenten, para trabajar productivamente y ser autosuficiente, y posee una mayor conciencia a la hora de escoger dentro del abanico tan amplio que supone la llegada de la vida adulta, y que se abre ante él. Y lo que es más: si el adolescente termina esta etapa de su vida con una autoestima fuerte y bien consolidada, podrá entrar en la vida adulta con buena parte de los cimientos necesarios para llevar una existencia productiva y satisfactoria.

Por todo ello, el objetivo primordial de esta intervención es fomentar la autoestima de los adolescentes, concretamente los que se encuentren entre los 13 y los 16 años, mediante un taller extraescolar que dure aproximadamente un trimestre completo. El planteamiento ideal y más adecuado sería que todos los contenidos se incluyeran de manera transversal en el proyecto curricular del centro pero, dadas las dificultades prácticas ante un concepto tan amplio y complejo, vamos a plantearlo como una actividad extraescolar.

En principio haremos divisiones por grupos de edad, pero si dentro de un mismo grupo hubiesen chicos y chicas en momentos evolutivos muy dispares, haremos grupos compuestos de personas en momentos del ciclo vital lo más semejante posible.

Haremos grupos de unas diez personas, quince a lo sumo, y cada grupo tendrá asignado un día a la semana. Lo realizaremos en espacios habilitados para realizar actividades de expresión corporal y en un ambiente que fuese lo más cómodo posible, que invite a la concentración y a la relajación. Por ejemplo, un espacio que tuviese sofás, moquetas, colchonetas, sillas cómodas, etc.

El taller va a estar compuesto de cuatro bloques, divididos cada uno de ellos en dos sesiones de dos horas cada una.

Primer Bloque: El autoconcepto

Qué imagen tenemos sobre nosotros mismos

– Escribir una lista con diez cualidades positivas, y de ellas las que especialmente te gustaría potenciar; diez cualidades negativas, y de ellas cuáles especialmente te gustaría mejorar.

Qué imagen creemos que tienen los demás sobre nosotros mismos

– Escribir una lista con cinco cualidades que creamos que los demás nos adjudicarán como positivas y otras cinco como negativas.

Discrepancias entre lo que realmente piensan los demás sobre nosotros, nuestro autoconcepto y el concepto que creemos que tienen los demás sobre nosotros.

– Escribir una lista con cinco cualidades positivas y cinco negativas de cada uno de nuestros compañeros.

– Comparar con las listas que hemos realizado nosotros mismos anteriormente, y analizar entre todos las discrepancias (qué ha pasado, por qué creemos que ocurre, qué creemos que está fallando, etc.)

– Breve explicación teórica del autoconcepto y su relación con la autoestima.

– Propuesta entre todos de estrategias adaptadas a cada caso particular para mejorar el autoconcepto.

  • En este bloque utilizaremos cartulina o papel extragrande para que el resto de compañeros le dibuje a cada uno la silueta (tumbados sobre el papel). Luego, sobre el dibujo resultante, escribiremos todas las cualidades que hayan ido saliendo, con una ubicación diferente en función del significado, y rellenaremos entre todos “los cuerpos” con un collage de recortes de revistas, dibujos, etc., relevantes y representativos de cada persona. Pregunta para el debate: “¿influye el autoconcepto en la violencia de género?”

Segundo Bloque: Los estilos atribucionales

– Analizar diferentes situaciones reales y del presente, positivas y negativas, de los participantes y a qué creen que son debidas.

– Detectar los “porqués tóxicos”, los motivos que atribuimos a esas situaciones que no benefician a nuestra autoestima.

– Breve explicación teórica de los estilos atribucionales y su relación con la autoestima.

– Propuesta entre todos de estilos atribucionales alternativos a los anteriormente detectados, que sí ayuden a fomentar una buena autoestima.

  • En grupos de tres, cada uno interpretará a personas con estilos atribucionales perjudiciales, ante las situaciones hipotéticas que la coordinadora del taller les proponga. Se relacionarán con los estudios, la familia, los iguales, o cualquier otra dimensión que resulte relevante para los chicos en esos momentos. Pregunta para el debate: “¿influyen los estilos atribucionales en la actitud racista?”

Tercer Bloque: Las metas y las expectativas

– Qué estilo de planificación utilizamos para la consecución de nuestros objetivos o metas.

– Qué tipo de metas creemos que utilizamos más a menudo (a corto o a largo plazo)

– Cuáles son nuestras expectativas con respecto a las metas anteriormente citadas

– Discrepancias entre nuestras metas y la planificación de las mismas; entre las metas y las expectativas; entre las expectativas y la planificación.

– Breve explicación teórica sobre las metas y las expectativas y su relación con la autoestima.

– Estrategias de planificación adecuadas para la consecución de metas, estrategias para un ajuste óptimo de expectativas-meta y expectativas-planificación, buscadas entre todos.

  • Cada uno comentará cuáles son sus objetivos y preocupaciones básicas, sus metas, y cómo piensa conseguirlas, así como qué espera realmente conseguir, sobre todo referente a este curso escolar. Pregunta para el debate: “¿El fracaso escolar es sólo causa de una mala planificación del estudio por parte de los alumnos?”.

Cuarto Bloque: Afrontamiento del estrés.

– Analizar los estilos de afrontamiento de estrés de los participantes.

– Identificar si hay participantes que se sientan especialmente desbordados o estresados.

– Identificar los estilos de afrontamiento que no son beneficiosos para una buena autoestima.

– Breve explicación teórica sobre los estilos de afrontamiento del estrés y sobre el síndrome de burnout, y su relación con la autoestima.

– Proponer entre todos estilos de afrontamiento alternativos y más acordes con una buena autoestima. Claves para superar las situaciones especialmente estresantes.

  • Utilizaremos las moquetas y las colchonetas para realizar entrenamiento en técnicas de relajación, y láminas de dibujo, pinturas de todos los colores, papel y cartulinas para que cada uno pinte y exprese cómo se siente en momentos de estrés, y los demás intentarán interpretarlas. Pregunta para el debate: “¿Creéis que un compañero violento y agresivo vive mayor estrés en casa que uno que no sea violento?”

Quinto Bloque: Recopilación y aplicación.

– Poner en relación todos los bloques anteriores

– Creación de planes personalizados, entre todos, teniendo en cuenta lo aprendido, para mejorar la autoestima y afrontar la etapa adolescente sin que la perjudique.

– Compromiso grupal de que las estrategias aprendidas y el plan se llevarán a cabo.

  • Comentaremos qué nos ha parecido el taller, qué mejoraríamos, qué es lo que más nos ha gustado, si nos ha servido para algo o no, etc. La evaluación de los alumnos y los resultados y objetivos que hayamos logrado nos servirá para mejorar los próximos talleres que realicemos.